Debemos someternos a Dios para:

1) Acercarnos a Él. Éxodo 18:19

2) Saldar una deuda. Levítico 26:43

3) Doblar nuestras rodillas y humillarnos. 2ª Samuel 8:1

4) Conquistar, subyugar. 1ª Crónicas 22:18

Lo más importante, saber que sin sometimiento a Dios, no podemos avanzar. Es un esfuerzo que debemos hacer si es que queremos crecer en sus caminos.