Fija tus ojos en Cristo
Tan llenos de gracia y amor
Y lo terrenal sin valor será
A la luz del glorioso Señor