Libertad, libertad oh que buena
Es aquella que da el Salvador
Libertad a las almas perdidas,
Libertad de la condenación
Una vez era yo peregrino
Cautivado en cadenas del error
Mi maldad me tenía cautivo
A una eterna y sin fin perdición