Después de la tormenta
Viene la calma, viene la paz
Si a Cristo de rodillas
Tú se lo pides, Él te lo da
No importa que legiones
Del enemigo quieran vencer
Si al nombre de mi Cristo
Sagrado nombre, tendrán que huir