Hay momentos que no deberían terminar
Hay segundos que tendrían que ser eternidad
Cuando tu Espíritu Señor se toca con el mío
Y mi corazón estalla en adoración
//Te amo mi Señor, se acaban las palabras
Sólo me queda mi alma para cantarte
Te adoro mi Señor, no hay nada alrededor
Sólo estamos Tú y yo. Sólo estamos Tú y yo//