Sublime gracia del Señor
Que a mi pecador salvó
Fui ciego mas hoy miro yo
Perdido y Él me amó.
Su gracia me enseño a temer
Mis dudas ahuyentó
Oh cuan precioso fue a mi ser
Cuando Él me transformó
En los peligros o aflicción
Que yo he tenido aquí
Su gracia siempre me libró
Y me guiará feliz.
Y cuando en Sión por siglos mil
Brillando este cual sol
Yo cantaré por siempre allí
Su amor que me salvo.