En el Monte Calvario estaba una cruz,
Emblema de afrenta y dolor,
Mas yo amo a Jesús, pues murió en dicha cruz
Por salvar al más vil pecador.

CORO:
¡Oh yo siempre amaré a mi Jesús!
Gloria y triunfo su sangre será,
Y algún día al contemplar su faz,
Mi corona Jesús me dará.

En la cruz de Jesús do su sangre vertió,
Hermosura contemplo sin par,
Pues en ella triunfante la muerte venció,
Y mi ser pude santificar.

CORO

Yo seré siempre fiel a la voz de Jesús,
Sus desprecios por Él sufriré
Y algún día feliz, con los santos en luz,
Para siempre su gloria veré.