Las aguas del río del Jordán
Limpiaron la lepra del Naaman
Y si tú vienes a la sangre, la sangre, la sangre de Cristo
Te puede limpiar.